Un viaje gastronómico por Suiza

Un viaje gastronómico por Suiza

¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando piensas en la gastronomía suiza? ¿Queso y chocolate? No vas por mal camino. En ninguna casa suiza faltan estos productos.

No obstante, la gastronomía suiza tiene mucho más que ofrecer. Aun siendo un país pequeño, cuenta con una gran variedad de especialidades culinarias típicas de cada región y cantón. Como por ejemplo Röstigraben, que significa la "fosa de los Rösti", un término que se utiliza para designar la frontera entre las zonas de habla francesa y alemana de Suiza.

Veintiséis cantones y cuatro idiomas en un país que es 8,5 veces más pequeño que Alemania. Es evidente que, a nivel gastronómico, Suiza ha recibido una gran influencia de los países de su alrededor. Al fin y al cabo, ¿quién puede resistirse a un plato de pizza, pasta o cremosa ensalada de patata? Sin embargo, la gastronomía suiza también incluye una infinidad de platos tradicionales que podrás probar durante tu viaje por Suiza.

Por supuesto, lo primero es siempre una buena fondue o raclette de queso. Ambos platos tienen su origen en la zona de habla francesa de Suiza, concretamente, en el cantón del Valais. Los auténticos suizos suelen preferir la fondue en invierno, después de un largo día en las pistas, pero en muchos restaurantes se sirven fondues y raclettes durante todo el año. En Zúrich, durante los meses de invierno, incluso puedes hacer una ruta con el viejo tranvía de la fondue, que recorre esta magnífica ciudad junto al río Limago. ¡Una auténtica experiencia suiza! https://www.zuerich.com/de/besuchen/restaurants/fondue-tram

Si viajas a la Romandía, la zona de habla francesa de Suiza, tendrás la oportunidad de descubrir otros platos típicos de la región. Visita uno de los restaurantes situados alrededor de los lagos Lemán, Neuchâtel y Biel para probar una de sus especialidades de pescado. Los platos más populares de esta zona son el corégono, la trucha y la perca, que se suelen acompañar de una copa de vino elaborado en las espléndidas viñas de la región, como el viñedo de Lavaux, junto al lago Lemán, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

En la región occidental de Suiza es muy popular el saucisson. Es un tipo de embutido elaborado a base de cerdo que se suele servir guisado con alubias.

De la zona de habla francesa de Suiza nos vamos a la zona de habla alemana, pasando por Röstigraben. Röstigraben es un término algo irónico con el que se designa la frontera entre ambas zonas. Este nombre surgió por el hecho de que es muy poco probable que en la Romandía te sirvan un Rösti, un plato a base de patata. En cambio, si visitas Berna, Lucerna, Basilea o Zúrich, no tendrás problemas para degustar un exquisito plato de Rösti crujiente en la gran mayoría de restaurantes especializados en cocina suiza. Ya que hablamos de Zúrich, el plato más famoso es probablemente el Zürcher Geschnetzeltes, un estofado de ternera típico de esta ciudad, que consiste en ternera, champiñones y una salsa cremosa. También es uno de mis platos favoritos, sobre todo acompañado de una ración de Rösti. Si viajas a Suiza, no puedes dejar escapar la oportunidad de probar esta delicia gastronómica.

Si quieres disfrutar de una cena con clase en Zúrich, visita a la chef suiza Meta Hiltebrand, que participó, entre otros, en el programa de televisión "Kitchen Impossible", presentado por Tim Mälzer. Su restaurante se encuentra en el concurrido barrio Kreis 4. http://www.restaurant-lechef.ch/

Otra buena opción es cenar en la azotea de uno de los altos edificios de Zúrich. El espléndido restaurante del famoso hotel The Dolder Grand suele recibir la visita de famosos y aspirantes a estrellas, como Paris Hilton, y ofrece alta cocina de la mejor calidad. Desde luego, este restaurante requiere un nivel económico elevado. https://www.thedoldergrand.com/dining.html

Seguimos con nuestro viaje gastronómico. La siguiente parada es la región central de Suiza. Esta zona es totalmente rústica. Prueba el exquisito Älplermagronen, un plato típico de los Alpes suizos, elaborado a base de pasta, queso, cebolla, patata y crema agria. ¡De lo mejor de la comida casera! No tendrás problemas para encontrar este plato en la gran mayoría de restaurantes y refugios alpinos en los que se sirva comida casera.

Visita la encantadora ciudad de Zug para deleitarte con una porción de Zugerkirschtorte, una tarta de cerezas típica de esta zona, acompañada de un café. Esta especialidad del cantón de Zug se puede pedir en casi cualquier pastelería o cafetería. Al contrario de lo que cree la mayoría, este pastel no se elabora con cerezas frescas, sino con Kirsch, un licor de cereza. ¡Una auténtica delicia! Probablemente la mejor Zugerkirschtorte que puedas encontrar es la de Confiserie Speck, que ya ha ganado dos premios por esta tarta. (http://www.zugerkirschtorte.ch/)

Desde el centro de Suiza nos vamos a la espléndida región sur del país. Atravesamos el paso de San Gotardo hasta llegar al soleado cantón del Tesino. Personalmente, este es mi favorito. Aquí el tiempo va a otro ritmo, las carreteras están rodeadas de palmeras y todo está invadido por un aire mediterráneo y una atmósfera de lo más relajada.

¡Es la dolce vita! Además de platos típicos de Italia, en la zona de habla italiana de Suiza encontrarás un sinfín de grottos, en los que se sirven platos típicos del Tesino. Para empezar, puedes probar la polenta, que se suele servir con un guiso de conejo o carne asada.

Mi restaurante favorito también se encuentra en el Tesino: Grotto Baldoria, en Ascona, un restaurante diferente. Aquí se ofrece un único menú que no ha cambiado en años. Siéntate y disfruta de las siete especialidades distintas de la cocina rústica que incluye este menú, todas ellas servidas en el mismo plato. El ambiente de este restaurante es sencillo y algo ruidoso, y es muy probable que acabes hablando con los comensales de la mesa situada junto a la tuya. Eso es lo que hace de Grotto Baldoria un lugar único. Otro punto a su favor: la relación calidad precio es de lo mejor que puedes encontrar en toda Suiza. http://www.grottobaldoria.ch/wb/index.php

Contempla una espléndida puesta de sol en el Tesino mientras disfrutas de un apéro, una reunión entre amigos con bebidas y aperitivos, en el restaurante Vetta, ubicado en el monte Bré sobre la ciudad de Lugano. No es de extrañar que aquí se ruede una gran cantidad de campañas publicitarias. Las vistas son impresionantes a cualquier hora y en cualquier época del año. Si visitas Lugano, no te lo puedes perder. http://www.vetta.ch/

Por último, aunque no por ello menos importante, visitaremos la región alpina, concretamente, el cantón de los Grisones. Este cantón tiene mucho que ofrecer a nivel gastronómico. Puedes probar el Bündnerplatte, un plato típico que incluye Bündnerfleisch, un tipo de carne curada, jamón crudo, bacón y Bündner-Salsiz, una especie de salami curado, todo ello servido en un refugio rural en la montaña. Sobre todo, te recomiendo que pruebes el Bündnerfleisch, una especialidad de la zona, seguido de una porción de Bündner Nusstorte, una exquisita tarta de nueces típica de los Grisones.

Otro de los platos más típicos de Graubünden es el Pizokel, una variedad del Spätzle, un plato de pasta típico de la región sur de Alemania. Y, por supuesto, debes probar los Capuns. Los encontrarás en el encantador restaurante de montaña Capunseria, en Flims. http://www.capunseria.ch/

Finalmente, para que no te quedes con la boca hecha agua, te dejo la receta de uno de mis platos favoritos, los Grisones. ¿Quién sabe? Puede que en breve sorprendas a tus invitados con unos tradicionales Capuns suizos.

Receta de Capuns

Ingredientes:

1 Salsiz, sin piel y cortada en dados

75 g de pan blanco cortado en dados (sin la corteza)

1 cebolla, picada muy fina

1/2 puñado de perejil, picado muy fino

1/2 puñado de cebollino, picado muy fino

75 g de bacón, cortado en dados

200 g de harina

1/2 cucharadita de sal

0,5 dl de agua

0,5 dl de leche

2 huevos

12 hojas de acelgas o 24 hojas de remolacha

5 dl de caldo de verduras

100 g de queso alpino suizo, rallado

50 g de mantequilla

Preparación:

- Relleno: Cuece al vapor la Salsiz, los dados de bacón, la cebolla y el pan y retíralo del fuego. Agrega las hierbas.

- Mezcla la harina y la sal y haz un hueco. Bate la leche, el agua y los huevos y echa la mezcla en el hueco. Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una masa.

- Amásala bien hasta que esté homogénea y salgan burbujas. Mezcla la masa con el relleno que has preparado.

- Escalda las hojas de remolacha durante unos dos minutos y lávalas con agua fría.

- Coloca una hoja en la palma de la mano, agrega una cucharada de mezcla y envuélvela con la hoja.

- Cocina los Capuns a fuego lento en el caldo de verduras durante unos 15 o 20 minutos, siempre por debajo del punto de cocción. Una vez cocinados, retíralos con cuidado.

- Bate la mantequilla hasta que haga espuma, mézclala con el queso y úntalo en los Capuns.

Än guäte! (¡Buen provecho!)

* Elaboración de esta entrada realizada por littlecity.ch en colaboración con Expedia.es