Saborea Fredrikstad, Noruega

La ciudad fortificada de Fredrikstad es una de las mejores joyas ocultas de Østfold, y quizá de toda Noruega. El fabuloso casco histórico de esta ciudad está rodeado de tiendas y casas tradicionales, donde se mezclan turistas y habitantes de la ciudad. La zona cuenta con muchos residentes, lo que le da un toque de autenticidad que muchas veces han perdido las localidades más turísticas.

La ciudad fortificada fue fundada en 1567 por el rey Federico II, y dicen que es el casco antiguo mejor conservado de todos los países nórdicos. Vista desde lo alto, la ciudad tiene forma de estrella, con fosos a un lado y al otro de la desembocadura del río Glomma.

Para llegar aquí, puedes atravesar en coche las calles empedradas que bajan hacia la ciudad fortificada, o puedes tomar un barco desde la orilla de Fredrikstad, a pocos minutos a pie de la estación de tren. Los paseos en barco se ofrecen desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la tarde, de forma gratuita. En el casco antiguo, podrás pasear por las murallas antes de visitar las tiendecitas y cafeterías locales. Hay partes de la muralla que son ideales para acercarse con los niños y dar de comer a los patos. Las zonas están bien señalizadas, solo tienes que seguir los carteles que indican la presencia de patos.

Mi cafetería preferida del casco antiguo es, sin duda, “Mormors” (que significa “Abuelas”). Y es cierto que al entrar, te sientes un poco como en casa. Aunque tenemos que conducir varios kilómetros para llegar ahí, ofrecen buena comida, exquisitos pasteles y un ambiente muy agradable. En “Mormors” encontrarás gente de todo tipo. Desde familias con niños hasta artistas o parejas de ancianos.

Camilla Olsen y Torleif Hvalgård llevan siete años a cargo de “Mormors”. Torleif es el jefe de cocina y Camilla se ocupa de la repostería. En lo que a cocina y dulces se refiere, los dos han acordado servir solo cosas elaboradas por ellos mismos, con ingredientes orgánicos de la zona.
“De esta manera, sabemos exactamente lo que estamos sirviendo en cada momento”, explican.

Además de sus exquisitos sándwiches, ensaladas y pasteles, siempre tienen una sopa del día para chuparse los dedos.

Camilla insiste en que ella no era una pastelera cuando se hicieron cargo de “Mormors”, por lo que tuvo que pasar largas horas intentando dominar el arte de la repostería. Sin embargo, todo este esfuerzo mereció sin duda la pena, ¡ahora todo el mundo habla de los deliciosos dulces de “Mormors”!

Cuando llega el verano, “Mormors” se adapta al buen tiempo y aprovecha la brisa marina, abriendo una terraza delante del establecimiento y poniendo otras mesas en el patio del local. Pero no solo en “Mormors” se adecúan al verano. Todos los sábados se celebra un gran mercado en la plaza central de la ciudadela, con puestos de artículos nuevos y usados que atraen tanto a la gente del lugar como a turistas y curiosos.

La dirección de “Mormors” es:  Raadhusgaten 18A, Fredrikstad.

Tienes más información sobre “Mormors” aquí (en noruego): http://www.mormorscafe.com.

* Elaboración de esta entrada realizada por frutimian.no  en colaboración con Expedia.es