Disfruta de un nostálgico viaje al pasado en un recorrido por las ciudades de la Eurocopa

La emoción aumenta a medida que se acerca el gran campeonato de fútbol de este verano en Francia. Aficionados de toda Europa ya tienen sus vacaciones preparadas en las diez ciudades anfitrionas, donde encontrarán un ambiente inigualable.

Los países que acogen este gran acontecimiento deportivo deben demostrar que cumplen todos los requisitos para superar un complicado proceso de selección; por eso, si no has tenido la suerte de conseguir entradas para este año, puedes viajar a una de las antiguas sedes del campeonato en tu próxima escapada. Los siguientes destinos combinan una gran oferta cultural con numerosas atracciones turísticas, ¡además de la pasión por el fútbol!

1960 – París, Francia: París, a la orilla del Sena, es famosa por monumentos como la torre Eiffel o el Louvre, el museo de arte más visitado del mundo entero. Pero también destaca su lado romántico, y las numerosas galerías y restaurantes que ofrecen entretenimiento a sus visitantes.

 1964 – Madrid, España: Madrid es la capital cultural, política y económica de España, que ha sabido conservar su encanto tradicional, sus bonitos edificios antiguos y un ambiente muy animado durante la modernización de sus infraestructuras.

 1968 – Roma, Italia: Roma es un auténtico museo al aire libre, repleta de impresionantes huellas de su pasado. Su centro, que se alza sobre las siete colinas, ha sido declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco... ¡Y eso sin tener en cuenta la calidad de su gastronomía!

 1972 – Bruselas, Bélgica: Además de albergar las sedes de las principales instituciones de la Unión Europea, esta capital, rica de arquitectura, ofrece monumentos interesantes de todo tipo. Bruselas es una ciudad única y multilingüe que, sin duda, te sorprenderá.

 1976 – Belgrado, Serbia: La turbulenta historia de Belgrado, la ciudad blanca del Danubio, ha dejado una huella fascinante en sus calles. Su curiosa mezcla de arquitectura, presidida por una gran fortaleza, deja espacio a bonitos espacios verdes, como el gran parque Kalemegdan.

1988 – Múnich, Alemania: Múnich es la capital de la Baviera y la sede del archifamoso Oktoberfest, un auténtico paraíso para los amantes de la cerveza. Sin embargo, la ciudad ofrece mucho más, con su combinación de arte y cultura alemanas modernas y tradicionales.

1992 – Gotemburgo, Suecia: Gotemburgo es una ciudad portuaria cuyos canales y abrupta costa otorgan un aspecto muy pintoresco. La segunda ciudad más grande de Suecia ofrece diversión para todos los gustos, desde magníficos paisajes hasta parques de atracciones como Liseberg.

1996 – Londres, Inglaterra: Una ciudad emblemática que combina magníficos edificios futuristas, como The Shard y "The Gherkin" con grandes clásicos, como el Big Ben o el Tower Bridge. En Londres se han celebrado numerosos eventos deportivos, como la Eurocopa de 1996 o los Juegos Olímpicos de 2012.

2000 – Róterdam, Países Bajos: Róterdam es una ciudad de una modernidad apabullante: la mayoría de sus edificios se construyeron después de la Segunda Guerra Mundial, con una arquitectura innovadora, y cafeterías y restaurantes de moda por todas partes.

2004 – Lisboa, Portugal: La capital portuguesa es famosa por sus coquetos cafés y el impresionante castillo de San Jorge. En una visita a Lisboa disfrutarás de un clima fantástico y de la calidez de sus habitantes: es un destino ideal para una escapada de fin de semana.

2008 – Viena, Austria: La capital austriaca es un importante centro intelectual y artístico. A la orilla del Danubio, esta ciudad es conocida en todo el mundo por sus amplios palacios, museos y sus exquisitos postres y tartas.